Limpieza de calderas

LTI ofrece un servicio de limpieza de calderas, tanto preoperacional como periódico, en todo tipo de equipos: calderas de radiación, como las usadas en plantas de biomasa o en centrales de carbón, calderas de recuperación, como las usadas en plantas de cogeneración o en centrales de ciclo combinado, y generadores de vapor por intercambio térmico, como los usados en centrales termosolares.


Las limpiezas químicas eliminan los residuos acumulados durante la construcción u operación de diversas plantas tales como; óxidos, incrustación, polvo, entre otros. Forman además una película de protección sobre la superficie decapada.

Catálogo LTI 

Limpieza de calderas
Limpieza de calderas

Como son las calderas.

La caldera es un recipiente en el cual tiene lugar una vaporización continua del agua mediante aporte de energía calorífica.


Tipos de calderas.

Existen distintos tipos de calderas:


Según su diseño:


De tubos de humo (baja presión)

Acuotubulares (alta eficacia pero mas corrosión e incrustaciones)


Según su construcción:

Empacadas (diseñadas, construidas y probadas antes de su expedición)


El objetivo de los tratamientos es reducir y evitar los tres principales problemas asociados a la generación de vapor:

Formación de incrustaciones

La corrosión

Los arrastres


Origen de las incrustaciones y depósitos:

Contaminantes presentes en el agua de aporte

Productos de la corrosión interna del sistema

Contaminantes introducidos en el condensado como fugas

Las incrustaciones se producen sobre las superficies metálicas y calientes de la caldera, en el proceso de evaporación.


Disminuye la transferencia de calor

Provoca un recalentamiento del metal hasta rotura

Esto se traduce en:

– Reducción eficacia transferencia calor

– Mayor mantenimiento del sistema, mayor coste


Las incrustaciones suelen estar asociadas a:

Dureza del agua, cada vez de menor importancia al tratar el Ca y Mg en tratamientos externos del agua de alimentación.

Hierro

Cobre

Sílice

Tratamientos antiincrustantes 

Conglomerados de depósitos 

Contaminación de condensados 

Programa de carbonatos 

Programas de fosfatos 

Programa de fosfato coordinado 

Programa solubilizante con quelantes 

Programa solubilizante con dispersantes


Tratamiento anticorrosivo

La más común se da por ataque del oxígeno en los metales, acelerado por altas temperaturas y un pH bajo.


También se puede dar al eliminar el oxígeno, por el ataque directo del acero por el vapor del agua a alta temperatura.

Los tratamientos que se realizan suelen ser:


Tratamiento sulfito sódico:

Sulfito sódico + oxígeno → sulfato sódico soluble

Aumenta la concentración de sólidos en el agua de la caldera.

Hay que añadirle catalizador de cobalto para acelerarla a bajas temperaturas.


Valor residual sulfito en caldera = 20-60 ppm, según la presión.

Hidrazina

Hidrazina + oxígeno → agua + nitrógeno

Tiene capacidad de pasivación de las superficies de hierro y cobre.

Reacción lenta hasta los 180ºC (catalizador orgánico), pero a los 230ºC descompone.

Valor residual hidrazina en caldera = 0,1-0,3 ppm, según la presión.  

Sustitutos de la hidrazina


Por la posible acción cancerígena de la hidrazina se han comenzado a utilizar otros compuestos:

hidroquinona, carbohidrazida, ácido eritórbico, deitilhidroxilamina… 

Si necesitan más información, presupuestos etc. También pueden acceder desde el formulario.